Desgaste de Puntas de Pulverización


Tip Wear A

A

Tip Wear B

B

Tip Wear C

C

¡Las puntas no son eternas!

Existe evidencia suficiente para decir que las puntas de pulverización son el componente más descuidado en la agricultura de hoy. Incluso en países con pruebas obligatorias de los pulverizadores, las puntas de pulverización representan la falla más significativa. Por otra parte, están entre los componentes más cruciales para la aplicación correcta de productos agroquímicos valiosos.

Por ejemplo, un 10 por ciento de aplicación en exceso de productos agroquímicos en una granja de 200 hectáreas tratada dos veces podría representar una pérdida de US$1000 a 5000, basado en las inversiones actuales en productos agroquímicos de US$25.00 a 125.00 por hectárea. Esto no toma en cuenta el daño potencial del cultivo.

Un examen en detalle del desgaste y daño del orificio de la boquilla

Mientras el desgaste puede pasar inadvertido al inspeccionar visualmente una boquilla, se podrá notar al mirarlo a través de un comparador óptico. Los bordes de la boquilla desgas- tada (B) aparecen más redondeados que aquéllos de la boquilla nueva (A). El daño a la boquilla (C) fue causado por una limpieza incorrecta. Los resultados de pulverización de estas puntas pueden verse en las ilustraciones a continuación.

Determinación del desgaste de la punta

La mejor manera de determinar si una punta de pulverización esta muy desgastada es comparan-do el caudal de la punta vieja con el caudal de una punta nueva del mismo tamaño y tipo. Las tablas en catálogo 50-ES indican los caudales para las boquillas nuevas. Verifique el caudal de cada punta utilizando un recipiente graduado de precisión, un dispositivo temporizador y un manómetro de precisión instalado en la punta de la boquilla. Compare el caudal de la punta vieja con aquél de la nueva. Las puntas de pulveri-zación se consideran excesivamente desgastadas cuando su caudal sobrepasa en 10% el de una punta nueva, y se las debe reemplazar.

El cuidado de la punta de pulverización es el primer paso para una aplicación exitosa

El rendimiento satisfactorio de un producto agroquímico depende en gran medida de su aplicación correcta, según lo recomendado por su fabricante. La selección y manejo correctos de las boquillas de pulverización son pasos muy importantes en la aplicación precisa de productos agroquímicos. El volumen del chorro que pasa por cada boquilla más el tamaño de la gota y la distribución sobre el objetivo pueden afectar el control de la plaga.

De suma importancia en el control de estos tres factores es el orificio de la boquilla de pulverización. La fabricación precisa del orificio de cada boquilla comprende una meticulosa artesanía. Las normas europeas, por ejemplo la BBA, requieren tolerancias muy pequeñas (+/-5%) del caudal nominal para las boquillas nuevas. Muchos tipos y tamaños de boquillas TeeJet ya están aprobados por la BBA, lo que confirma el diseño de alta calidad de las boquillas TeeJet. Para mantener la calidad de la pulverización durante el tiempo máximo posible, el trabajo del operador es mantener adecuadamente dichas puntas de pulverización.

La ilustración a continuación compara los resultados obtenidos de puntas de pulverización bien cuidadas con unas mal cuidadas. Una distribución deficiente puede evitarse. La elección de materiales más duraderos para las puntas o la sustitución frecuente de las puntas de materiales más blandos puede eliminar la aplicación incorrecta debido a puntas de pulverización desgastadas.

La limpieza minuciosa de una punta de pulverización obstruida puede ser la diferencia entre un campo limpio y uno con franjas de malezas. Las puntas de pulverización de chorro plano tienen bordes delgados cuidadosamente fabricados alrededor del orificio para regular la pulverización. Hasta el daño más leve debido a una limpieza incorrecta puede causar un aumento del caudal y una mala distribución. Asegúrese de usar filtros adecuados en su sistema de pulverización para reducir al mínimo las obstrucciones. En el caso de ocurrir la obstrucción de una punta, límpiela únicamente con un cepillo de cerdas suaves o un mondadientes, nunca con un objeto de metal. Tenga sumo cuidado con los materiales de puntas suaves tales como el plástico. La experiencia ha mostrado que incluso un mondadientes de madera puede deformar el orificio.

 

Buscar en TeeJet.com

Buscar en este Sitio
Buscar Documentos Técnicos
Seleccionar Idioma
Donde Comprar